lunes, 2 de mayo de 2011

CASA CURZIO MALAPARTE, ''UNA CASA COME ME''





  ''UNA CASA COME ME''

''Una casa como yo'', así definió el genial escritor Curzio Malaparte su casa solitaria en la Isla de Capri, considerada por su emplazamiento -un peñasco alto y escarpado- una de las casas más bellas del mundo. Gracias a la intervención personal de Galeazzo Ciano, yerno de Benito Mussolini, pudo adquirir ese pedazo de tierra inhóspito, un saliente rocoso cortado a pico sobre el mar, en una posición inaccesible y salvaje. A pocos metros de su casa están los conocidos ''Faraglioni'' (el conjunto de tres rocas enormes en medio del mar y cercanas  a la costa de Capri) y que están en todas las postales turísticas de la isla de Capri. Este grupo de rocas es el hábitat de los famosos pájaros de plumaje azul y el único sitio donde pueden hallarse. Las rocas miden un promedio de 100 metros de alto y la roca del medio tiene una particular cavidad sobre el mar, un túnel natural, que se ha convertido en uno de los pasajes mas famosos del mundo desde tiempos de los romanos.

Casa Curzio Malaparte, en Punta Massullo (Capri) 


Este relato se refiere básicamente a la casa de ese hombre notable y controvertido. Una casa edificada en un lugar único del Mediterráneo, en Punta Massullo, en el lado oriental de la isla de Capri. Un sueño que el escritor Curzio Malaparte convirtió en realidad. El amor de Curzio Malaparte por la isla de Capri se inició en el año 1936 cuando el escritor sueco Axel Munthe le invitó a su villa ''San Michele'' en la parte más alta de la isla de Capri, en Anacapri, el lugar que ocupó anteriormente la villa del emperador romano Tiberio

Aunque el motivo único de mi relato es escribir sobre esta casa maravillosa, creo que se hace necesario, aunque sea sólo de pasada y especialmente para aquellos escasos lectores que no le conozcan suficientemente bien explicar, de una forma sintética, quién fue Curzio Malaparte.

Retratos de Curzio Malaparte


SU VIDA.
Curzio Malaparte (Prato 1898 - Roma 1957), de madre italiana y de padre alemán, su nombre real era Kurt Erich Suckert. Fue periodista, dramaturgo, novelista y diplomático italiano. El pseudónimo 'Malaparte' fue elegido para firmar sus obras y significa 'Del mal lugar'. Es un juego de palabras originado con el nombre de Buonaparte. Personaje controvertido del pasado siglo perteneció a un grupo de escritores europeos que aplicaron su indiscutible talento a irritar a todo el mundo. Su vida y su obra fueron tan extensa, extrema y compleja que provocó las iras de los sectores más extremos y contrapuestos. En 1918 comenzó su carerra de periodista y en los años veinte se afilió al Partido Fascista Italiano, participando en la 'Marcha sobre Roma', de Benito Mussolini y fue un de los ''ideólogos'' del fascismo. Fundó varios periódicos de corte fascista y dirigió algunos más. Malaparte fue un domesticado intelectual del Duce y en sus años jóvenes considerado un periodista mascota del fascismo.

Curzio Malaparte (Kurt Erich Suckert) fue un autor prolífico, escribió obras de ensayo, narrativa, teatro, poesía y realizó un film 'El cristo prohibido', una pelicula en la que él fue el autor del guión, música y dirección. Ver títulos de su obra completa


Todo empezó a cambiar a raíz de la publicación de su libro 'Técnica del colpo di Stato' (Técnica del golpe de Estado, 1931) Malaparte, en el libro ataca a Adolf Hitler y a Mussolini, lo que le llevó a que fuera expulsado del Partido Fascista y enviado al exilio desde 1933 a 1938 en la isla de Lipari. Liberado gracias a la influencia de su amigo Galeazzo Ciano, ministro de Asuntos Exteriores y yerno de Mussolini, pero no tardó a ser encarcelado nuevamente durante varios años por cuatro veces más en las peores prisiones italianas.

Como corresponsal de guerra irritó también a los alemanes y después a los norteamericanos. Al final de su vida declaró públicamente su simpatía por el comunismo chino y el catolicismo. Fue un gran provocador que además escribió un gran libro sobre los horrores de la guerra: Kaputt, en 1944, en la que describe el inicio de la ofensiva alemana contra Rusia. Malaparte pretendía recoger el testimonio de su experiencia como corresponsal de guerra durante la Segunda Guerra Mundial. Con esta obra Malaparte teje una sobrecogedora obra literaria sobre la realidad, de un tiempo salvaje y grotesco de la guerra en el frente.


Otra espléndida novela es La piel (1949), sobre la miseria y grandeza de la posguerra. Una visión sarcástica y brillante de la vida cotidiana de la recién asolada y liberada Nápoles por los americanos. Malaparte en su novela 'La piel' dice conocer la razón que ha llevado a Europa al estado en que se encuentra en el momento en que sucede la acción. El escritor afirma que no han sido el hambre, los bombardeos, los fusilamientos, las matanzas, la angustia, el terror y, los campos de concentración los que han llevado a los europeos a cometer vilezas. Sostiene que el motivo es otro: ''(...) es la piel, nuestra piel, esta maldita piel. No puede usted imaginarse siquiera de cuantas cosas es capaz un hombre, de qué heroismos y de qué infamias, para salvar la piel...''  En 1949 su libro 'La piel' fue incluido por el Vaticano en el Índice de los libros prohibidos.

En 1956 hizo un gran viaje a China y afirmó sus simpatías por el régimen comunista. Pero en 1957, poco después de la aparición de su último libro, 'Maledetti Toscani', sufrió unos ataques cardíacos y pulmonares, secuela de sus heridas de guerra. Llevado a Roma en avión, empezó entonces una patética lucha de cuatro meses contra la muerte, que afrontó con gran valor y plena conciencia, hasta el punto de registrar, afrontando su muerte, en una cinta magnetofónica las impresiones de su agonía. Días antes de su muerte, Malaparte, que era protestante se convirtió al catolicismo.

Plano de la isla de Capri con indicación de Punta Massullo, donde está ubicada la casa.


VILLA MALAPARTE 
La fama de Capri viene de antiguo. Capri fue llamada la de las doce villas imperiales, una de ellas -Villa Jovis- (en Monte Tiberio) fue la predilecta del emperador César Augusto. Los habitantes de la isla dicen que los emperadores tenían cuatro villas para las cuatro estaciones y que habían hecho construir una gran carretera para poder andar en carroza de una a la otra. Es imposible narrar la historia y la cultura que han confluido en la isla de Capri, así como los distintos personajes que han vivido o han escrito sobre ella.

Los ''Faraglioni'' al atardecer y grutas.

La casa es un auténtico capricho de Curzio Malaparte. En el año 1938 encarga los planos al arquitecto Adalberto Libera, uno de los más representativos arquitectos del movimiento moderno italiano de la época. Libera proyecta Villa Malaparte y presenta los planos a Curzio Malaparte. El escritor no está de acuerdo con el conjunto de la casa, exige rectificaciones y las que presenta el arquitecto tampoco le satisfacen. La construcción es larga y atormentada, muchos son los cambios aportados al proyecto en el curso de la obra, son fruto de los continuos desacuerdos entre arquitecto y escritor.
 
Los ''Faraglioni'' y enclave de la casa en Punta Massullo.

Al final no llega a construirla por serias desavenencias con el escritor. Malaparte tiene en su cabeza cómo quiere su casa, y no la concibe al modo tradicional, quiere su casa tal como la imaginaSu idea la realiza ayudado por un albañil local llamado Adolfo Amitrano, ayudado por su hijo Ciro que sigue exactamente las indicaciones que tiene Malaparte en su cabeza de ''su casa'' y logra que se finalice en la forma que él la quería. En el año 1943 el arquitecto Adalberto Libera firma los planos de una obra que, sin duda, más pertenece a Curzio Malaparte que de quien firma. Aún hoy persiste la controversia sobre si fue el propio Malaparte el principal diseñador, pero a falta de otra documentación que lo acredite yo creo que fue Curzio Malaparte quien la diseñó y lo hizo tal como el la bautizó ''Una casa come me''.


Casa Curzio Malaparte con planos de distribución.
Cuando encargó los planos al arquitecto le indica que la villa ha de tener la forma alargada, de acuerdo con el largo del risco de Punta Massullo que tiene forma de lingote sobre el peñasco que surge del mar. La Casa Mal­a­parte es un pa­ra­le­lepí­pedo, de forma alargada que permite asentarse sobre el largo del risco de Punta Massullo, un lingote implantado sobre el peñasco que surge del mar. Está construido de al­bañi­lería roja en­tal­lada por una mo­nu­men­tal es­ca­lera en forma de pirámide in­ver­tida que conduce a una cu­bierta-solarium totalmente plana, desde ella se divisa hasta donde alcanza la vista y el golfo de Salerno, así como los cercanos tres peñascos de los ''Faraglioni''. Un muro blanco de baja altura en curva destaca sobre el te­jado como protector del viento. El interior de la casa se desarrolla a todo lo largo sobre tres diferentes planos.



La casa está constituida por un gran salón, sobre cuyas paredes se abren cuatro grandes ventanales, construidos de modo que ofrecen en cada uno un panorama diferente. Hay el estudio, la habitación dormitorio, un pequeño piso para los huéspedes, llamado a "el hospicio" y, otro dormitorio con el nombre de "la Favorita", para uso de la compañera del momento. 


Distintas vistas de la casa en el enclave rocoso.

El acceso a la pro­pie­dad sólo es po­sible a pie desde Capri o bien por el mar gra­cias a una es­ca­lera tal­lada en el acan­ti­lado. La mayor parte del mo­bi­lia­rio ori­gi­nal permanece to­davía en la casa. La bañera de már­mol del dor­mi­to­rio prin­ci­pal del es­cri­tor esta siempre lista. Su dor­mi­to­rio y su bi­blio­teca están igual­mente in­tac­tos. La Casa Malaparte fue abandonada y olvidada tras la muerte de Curzio Malaparte en 1957. La casa sufrió toda clase de vandalismos, también el deterioro por los elementos naturales durante muchos años sufriendo graves daños, incluyendo la profanación de una estufa de azulejos extraordinarios. La renovación del conjunto de la villa comenzó a finales de 1980 y principios de 1990.

Vista desde el ventanal del salón sacado de la película 'El desprecio', de Jean-Luc Godard.

CASA MALAPARTE, HOY
La Casa Mal­a­parte es ahora un lugar de es­tu­dio para los ar­qui­tec­tos y afi­cio­na­dos del mundo en­tero, celebrándose al­gu­nos even­tos cultu­rales. El ac­ceso a la casa es complicado exige atravesar la isla. Los úl­ti­mos 20 metros dis­cur­ren por una pro­pie­dad pri­vada per­te­ne­ciente a la Fun­da­ción Ron­chi
. La Casa Mal­a­parte es igual­mente ac­ce­sible desde el mar, únicamente con calma, ya que las rocas aflo­ran y hacen el ac­ceso muy pe­li­groso. Una es­ca­lera de 99 pel­daños conduce a nivel de la casa.


Detalle de la escalera acceso al solarium, escenas del film 'Le Mépris' (El desprecio)


DECLARADA ''INTERÉS NACIONAL''

Después de la terrible borrasca del invierno 1992 en que las olas rompientes sacudieron la estructura y la superficie de la casa, alcanzando la construcción situada más allá de los treinta metros sobre el nivel del mar. Después de un esmerado estudio y una valoración atenta de los materiales se llegó  a la decisión de su restauración. En abril de 1994 la casa Malaparte fue declarada de 'interés al sentido de la ley 1 de junio 1939' y por tanto sometida a todas las disposiciones de tutela contenidas en la ley misma. El proyecto de conservación redactado por el arquitecto Gianfranco Pertot.



Casa Malaparte, ha entrado de derecho entre los monumentos más famosos del mundo, tiene que ser gozada plenamente por la gente, pero eso exige un respeto digno del lugar donde está ubicada; ya que está expuesta al mar y a los agentes atmosféricos, y por lo tanto restaurada, conservando inalteradas sus características, para que en el futuro la casa pueda, junto a otras casas célebres, formar parte  del mítico Capri.  

CASA MALAPARTE EN EL CINE
Los in­ter­iores y ex­te­riores de la Casa Mal­a­parte, par­ti­cu­lar­mente la cu­bierta del solarium, apa­re­cen en la pelí­cula de 1963 de Jean-Luc Godard, Le Mépris (El Desprecio) con Brigitte Bardot, Jack Palance y Michel Piccoli y producida por Carlo Ponti. Basada en la novela 'El Desprecio' de Alberto Moravia. Muchas de las fotografías de la casa son capturas que he realizado de la película 'El Desprecio'.

Escenas de filmación del film 'Le Mépris' 1963, de Jan-Luc Godard



El argumento de la película: 
El productor americano Prokosch (Jack Palance) encarga a Fritz Lang (haciendo el papel en la película de director) la dirección de un adaptación al cine de la Odisea de Homero. Descontento con el resultado, encarga a Paul Javal (Michel Piccoli), reeditar el guión. A raiz de esto los caminos de Paul, su joven esposa Camille (Brigitte Bardot), el productor y su secretaria Francesca Vanini (Giorgia Moll) se entrelazarán, deteriorándose cada vez más la relación de la pareja a causa de la falta de celos por parte de él y del interés de Prokosch hacia Camille. Su historia se entrelazará con la de Penélope y Ulises en la Odisea, las aspiraciones artísticas de Paul y la evolución de los sentimientos de Camille. Es la historia de una matrimonio en la que ambos se reprochan sus defectos y la indeferencia apática de la mujer, muy amada cuanto más es sometida. De esta indeferencia nace lo que será el desprecio real de la mujer respecto al marido.

Y, un recuerdo final para un hombre que dejó su buen trabajo en ese peñasco, es un pequeño homenaje a aquel capataz albañil Adolfo Amitrano, un hombre silencioso y sabio que por meses dialogó con el escritor para poder construir en el inaccesible peñasco esa casa maravillosa y que, con manos artesanas, supo extraer el gran sueño de Curzio Malaparte de la misma roca... 
Lluís Busom i Femenia



GOOGLE

Ha ordenado y clasificado todas las entradas de mi blog.
y, lo ha hecho, dándome un código:
site:luisbusom.blogspot.com
Para verlas sólo hay que clickar el link de más abajo,
una vez abierta la página a la izquierda tiene varias opciones, entre ellas,
las imágenes que que he utilizado en cada escrito.




17 comentarios:

  1. Un golpe de viento y abajo al barranco...Pero es algo único y original.

    ResponderEliminar
  2. Recordo amb nostalgia "Kaputt" i "La Piel" M'ha agradat molt el teu treball sobre l'escriptor.

    ResponderEliminar
  3. Tens raó Jordi Canals hi ha una gran nostàlgia d'uns temps en què vam llegir aquestes dues grans novel·les de Malaparte... Jo per aquell temps retolava portades de novel·la per en Plaza & Janés i aquestes dues portades em van tocar a mi dibuixar-les sobre les portades... imagina't el temps que ha transcorregut, una eternitat!

    ResponderEliminar
  4. Sembla realment un bunquer, d'allo més treballat i buscat pel dificil accès, el lloc és paradisíac,peró també et diré, que emb faría por viure en aquet lloc,el més bonic per mi és el passadis de sota les roques, alló es fantàstic. Lluís t'admir-ho, pel teu escrit históric tan bén realitzat.
    De fet és un lloc de pel·lícula.
    Accepta, el meu humil comentari.
    Carme

    2 de mayo de 2011 09:03

    ResponderEliminar
  5. Carme les teves paraules m'han fet pensar, respecte a la solitud de la casa, crec que és una casa meravellosa, però crec que per ser completa ha d'estar plena de gent, d'amics, la casa per si sola no és suficient, falta la calor de viure-la en companyia. Gràcies pel teu amable comentari.

    ResponderEliminar
  6. Quantes històries i curiositats hi ha pel món! Mai no s'acaben. Jo sempre he desitjat viure molt a prop del mar, sentir-me bressolada pel so de les ones. Tanmateix, aquesta casa és estranya i especial. Evidentment, tens raó. Sense el caliu de la gent, els espais mai no estan complets.
    Moltes gràcies, Lluís, per un treball tan exhaustiu i tan ben expressat.

    ResponderEliminar
  7. Anna Maria, El teu comentari m'ha fet recordar que va haver-hi un temps que jo vaig creure que tenia uns diners i vaig estar buscant per la costa una casa que tingués una finestra, gairebé la casa m'importava poc on estigués i com estigués,el què m'importava era què es podia veure des de la finestra i sí el rumor del mar podia sentir-se... però tot va quedar en una recerca inútil

    ResponderEliminar
  8. Maribel vazquez.2 de mayo de 2011, 19:39

    Moltyes gracias Lluis per aquet document tan acurat e interesant. Realment va ser un home mol extrayn, per cert la casa no es que sigui bonica pro el lloc es tot un privilegit, per un mortal. Lluis ting el llibre LA PIEL i fa mols anys que el vaig llegir , dons mira ara, el buscare i mel tornare a llegir. Una abraçada.

    ResponderEliminar
  9. Així és Maribel, Malaparte va ser un home controvertit, prolífic i canviant capaç d'acontentar a ''tiris i a troians, fou un dandy i moltes coses més... però sens dubte un gran escriptor i periodista. Una nabraçada.

    ResponderEliminar
  10. ho visitato tutta l'isola ed è un'incanto in tutti i lati, se dovessi scegliere per viverci ,
    sarebbe proprio lì ad Anacapri.... Magnifico !!!!
    Grazie Lluìs , spero di ritornarci un giorno

    ResponderEliminar
  11. Lidia, Veramente tu conosci bene Capri, e la tua preferenza di habitat si inclinano più per 'San Michele' che per 'una Casa come me'. Anacapri è un posto privilegiato, la sua altezza gli permette di stare al di sopra di... quasi tutto il mondo. Un bacio

    ResponderEliminar
  12. Lluìs ... lassù c'è la brezza del vento , la vista dell'infinito, il profumo del mare che si confonde con quello della collina .... e molto importante - il rumore del silenzio - non trovi tutto questo e anche di più, in altri posti... sì,
    vivrei lì.
    Ciao Lluìs e grazie per questa magnifica visione :)))

    ResponderEliminar
  13. scusa l'anonimo sono io, e che non ho cliccato bene.

    ResponderEliminar
  14. Lidia, Credo di si, tu hai dato una perfetta visione - soggettiva e personale - ma che descrive perfettamente la sensibilità dei sensi e come tu dici ''anche di più'' è certo, a parte i sensi della vista, l'udire manca l'olfatto, manca il profumo d'Anacapri d'un mare immenso ;-)))

    ResponderEliminar
  15. Lluís, fins avui no m'ha donat temps de llegir "Una casa come me"
    Es tracta d'un personatge de difícil definició, però si és segur que es tracta de un gran
    escriptor injustament oblidat.
    Gràcies a tu, la història té rellevància, suposo desconeguda per a molts com a mi em passa.
    Sense aquesta història la casa no deixaria de ser un somni barroc fet realitat. El realment
    impressionant és el paisatge, la situació, la bellesa de l'entorn. Qui no ha somiat amb un gran
    finestral al cim d'un penya-segat amb vistes al mar?

    ResponderEliminar
  16. Hola lluis, maravilloso articulo, es un placer encontrar en esta aborigen de información que es internet un blog como el tuyo.
    Estoy intentando trabajar sobre esta obra, pero no se donde encontrar el libro "una casa come me" , es realmente un libro de malaparte? un ensayo? o un fragmento de alguna obra?
    gracias.

    ResponderEliminar
  17. Xabier, gracias por tus palabras. En tu comentario me hablas de que te interesa la obra de Malaparte, pero no defines el qué te interesa de él. Sí es sólo su casa, evidentemente no es ningún libro de novela o ensayo, es la obra --no literaria-- de su vida, la que le permitió vivir y convivir en un sitio privilegiado en el que Curzio Malaparte supo darle a su casa aquello que tanto anhelaba darse una casa como él la soñó --una casa como me-- al menos así la definió.

    Sobre su casa hay mucha documentación y libros de arquitectura que hablan de ella también, también hay una fundación que se ocupa de la conservación, esto lo encontrarás en GOOGLE, yo te adelanto algo qu es posible sea de tú interés:
    http://www.arcspace.com/books/Malaparte/malaparte_book.html

    ResponderEliminar