lunes, 7 de abril de 2014

GERNIKA, Picasso | Simbolismos




GERNIKA, PICASSO / Simbolismos de la obra pictórica

Un recuerdo en el 42 Aniversario de su muerte.
La vida y la obra de Picasso estuvieron ligadas contra el fascismo y, durante la Guerra Civil Española, en defensa de la República. En 1934 integró el Comité Antifascista de Intelectuales de Izquierda, fundado en París por el físico Paul Langevin, junto a André Guide e Irene Joliot-Curie, entre otros. En 1936 el gobierno republicano lo nombró director del Museo del Prado de Madrid. A tal efecto creó un folleto con 18 aguafuertes, titulado ‘Sueño y mentira de Franco’, una sátira contra el levantamiento, publicado en enero de 1937. El 26 de abril de 1937 en el País Vasco fue destruida la ciudad de Gernika (Guernica), arrasada por bombardeos de la Legión Condor, de la Luftwaffe alemana, aliados de Franco. 
Para más información sobre el Árbol de Gernika, el árbol de las libertades vascas y hechos históricos sobre el bombardeo de Gernika por la Legión Condor, de la Luftwaffe alemana, ver: 



El gobierno republicano ya había pedido a Picasso una obra para exhibir en junio de ese año en la Exposición Internacional de Artes y Técnicas de la Vida Moderna a realizarse en París. En dos meses de trabajo febril, con infinidad de bocetos previos, Picasso produjo su obra más famosa y desgarradora, el Guernica. El 8 de abril de 1973 Pablo Ruiz Picasso falleció a los 91 años en su casa de Notre-Dame-de-Vie, en la localidad francesa de Mougins.

Palabras de Picasso
«Me enorgullece decirlo: jamás he considerado la pintura como un arte meramente de adorno, de distracción; he querido, a través del dibujo y del color, ya que éstas eran mis armas, penetrar siempre más allá en el conocimiento del mundo y de los hombres, para que este conocimiento nos libere cada día más.»

«El cuadro no es pensado y fijado por adelantado: mientras se hace, sigue la movilidad del pensamiento. Una vez terminado, cambia aún más, según el estado de quien lo mira. Un cuadro vive su vida como un ser vivo, experimenta los cambios que la vida cotidiana nos impone. Esto es lógico, ya que un cuadro sólo vive gracias a quien lo mira.»

«No basta con conocer las obras de un artista. También hay que saber cuándo las hacía, por qué, cómo, en qué circunstancias. Procuro dejar para la posteridad una documentación tan completa como sea posible. Por esto fecho todo lo que hago.»

«Todos sabemos que el arte no es realidad. El arte es una mentira que nos hace darnos cuenta de la realidad, al menos de la realidad que somos capaces de comprender.»


PICASSO / EL GERNIKA
Pocos días después de comenzar la Guerra Civil Española, el que fuera presidente de la República, Manuel Azaña, firmó un decreto por el que nombraba director del Museo del Prado a Pablo Ruiz Picasso. La fecha exacta fue el 19 de septiembre de1936. Picasso nunca ejerció realmente como director de la entidad y nunca tomó posesión del cargo, pero en cualquier caso, nominalmente el cargo fue suyo hasta el final de la contienda nacional, en 1939. Picasso solía bromear sobre este punto diciendo que la cuestión de su cargo en el museo no estaba del todo clara ya que nunca lo habían destituido oficialmente.

A principios de enero de 1937, Picasso recibió la visita de una delegación española formada por el director general de Bellas Artes Josep Renau, el arquitecto Luis Lacasa, y los escritores Juan Larrea, Max Aub y José Bergamín. El propósito de los visitantes era solicitar su colaboración para el pabellón español de la proyectada Exposición Internacional de París. El encargo consistía una pintura mural que cubriera un espacio de 11 x 4 metros. Pero Picasso fue demorado varios meses a causa de la complicada situación personal entre tres mujeres: su esposa, Olga; su antigua amante, Marie-Thérèse, madre de su hija Maya, y su amante más reciente, Dora Maar.

Picasso aceptó y en enero de 1937 completó la primera lámina de una serie de aguafuertes, de la que se hizo una edición limitada de 1.000 ejemplares destinados a ser vendidos en la exposición: los beneficios obtenidos se destinarían íntegramente a la causa republicana. Para la realización del mural, la fotógrafa Dora Maar, consiguió un estudio en la Rue des Grandes Augustins, que fue alquilado por Picasso y cuyo amplio ático fue transformado en estudio.


En palabras de Josep Lluís Sert, el arquitecto que diseñó el pabellón español de la Exposición Internacional, testificó que a Picasso se le pagaron, como a todos, sólo los colores, las telas, los bastidores, los marcos, el transporte, cantidades mínimas. El trabajo en sí fue una donación del artista, porque todos se habían ofrecido a colaborar con la República. Sin embargo Picasso recibió de la República española 150.000 francos, una cantidad simbólica en concepto de gastos. Una nota firmada por Max Aub, encargado de gestionar la colaboración de Picasso, fechada el 28 de mayo de 1937 y dirigida al embajador Luis Araquistáin, acredita este pago.


Gracias a este recibo permitió al Gobierno español reclamar la propiedad del cuadro. Hasta el año 1980 el Guernica estuvo “confiado/retenido” en The Museum of Modern Art (MOMA), de Nueva York. Por primera vez en una carta enviada al director general del Patrimonio, Javier Tusell, confirmaba la intención de devolver a España el cuadro Guernica, de Picasso, y los 57 bocetos y dos óleos, variaciones sobre el tema, que le acompañan. «Respetando los derechos morales de los herederos de Picasso dicen en la carta, escrita en inglés, «el Museo de Arte Moderno de Nueva York se reafirma en su disposición de entregar a España el Guernica y las obras que le acompañan. La carta está firmada por Richard Oldemburg, director del Museo, y el señor Rubin.

En el Guernica se muestran las tragedias de la guerra y el sufrimiento que se inflige a los individuos, sobre todo a la población civil inocente. En este trabajo, por su simbolismo, se ha ganado un estatus monumental, convirtiéndose en un perpetuo recordatorio de las tragedias de la guerra, símbolo contra la guerra y la encarnación de la paz. Al finalizar el Guernica se exhibió en todo el mundo en un breve recorrido, llegando a ser famoso y aclamado. Este viaje ayudó a concienciar en todo el mundo del atropello humano de la guerra civil española.


LA CIUDAD DE GERNIKA RECLAMA LA OBRA DE PICASSO
En el año 2011 se cumplió el trigésimo aniversario del traslado del célebre cuadro Guernica desde el Museo MOMA de Nueva York a Madrid y, al igual que entonces, la reivindicación para que la obra pintada por Pablo Picasso repose en Gernika-Lumo sigue vigente debido a que las autoridades españolas no acceden a ello. Treinta años después de que la obra del artista malagueño llegara a Madrid, el Consistorio vizcaíno realizó un acto para solicitar, una vez más, el derecho de su pueblo a cobijarlo como "reconocimiento del sufrimiento de sus víctimas”.

En el acto reivindicativo uno de los supervivientes de aquella masacre que inspiró a Picasso, Luis Iriondo, recordó que, aunque se argumenta que la voluntad de Picasso era que "cuando volviera la república el cuadro volviera al Museo del Prado”, la república no ha vuelto y el cuadro no está en el Museo del Prado sino, curiosamente, en un museo con nombre de reina". El alcalde de Gernika, José María Gorroño, aseguró no entender "cómo el gobierno de Madrid, esté en manos del PP o del PSOE, no tenga la voluntad política de reconocimiento hacia las víctimas de Gernika.


EL GERNIKA: SIMBOLISMOS
El Gernika se enmarca dentro de la pintura cubista. Está pintado en colores blanco, negro y una gama de grises. El Gernika es un óleo sobre lienzo, con unas dimensiones de 3,50 x 7,80 m. A pesar de su título, y de las circunstancias en que fue realizado, no hay en él ninguna referencia concreta al bombardeo de Gernika  —pero sí al horror de bombardear una población civil— ni a la Guerra Civil Española. No es, por lo tanto, un cuadro narrativo, sino simbólico. La estructura del cuadro es semejante a la de un tríptico, cuyo panel central está ocupado por el caballo agonizante y la mujer portadora de la lámpara. Los laterales serían, a la derecha, la casa en llamas con la mujer gritando, y, a la izquierda, el toro y la mujer con su hijo muerto. El del tríptico no es, sin embargo, el único principio de ordenación espacial presente en el Gernika.

Picasso utiliza en el Gernika una composición de elementos y simbologías propias, las cuales están presentes en muchas de sus obras: el toro, el caballo y la paloma forman parte de su obra. Para entender lo que representan hay que comprender la personalidad del pintor, ya que es posible que, para la gran mayoría de la gente un caballo puede inspirarle nobleza, mientras que el toro a su vez, viene a ser algo bien distinto, como violencia o muerte, pero para Picasso significan lo contrario. Para un aficionado a la cruel costumbre de la lidia de toros, el toro es el protagonista de la "fiesta" y el que provoca alegría y satisfacción, y el caballo con su picador, es el enemigo del toro. El toro en su obra se puede encontrar representado como minotauro, algo muy frecuente en su pintura, y en ocasiones como víctima herida y ciega. En el cuadro el toro representa, con toda probabilidad, al pueblo español en su padecimiento.


Las figuras están organizadas en triángulos, de los cuales el más importante es el central, que tiene como base el cuerpo del guerrero muerto, y como vértice la lámpara. En el cuadro aparecen representados símbolos que yo resumo en los siguientes:

Toro
Aparece en la izquierda del cuadro, con el cuerpo oscuro y la cabeza blanca. Con la cara medio girada parece mostrarse aturdido ante lo que ocurre a su alrededor. Al ser preguntado sobre el simbolismo del toro, Picasso indicó que simbolizaba "brutalidad y oscuridad". Se ha indicado también que la figura del toro, como en otros cuadros anteriores de Picasso (como la Minotauromaquia de 1935), puede ser, en cierto modo, un autorretrato del propio artista.

Madre con hijo muerto
Se sitúa bajo el toro, como protegida por él, con la cara vuelta hacia el cielo en una expresión o grito de dolor. Su lengua es afilada como un estilete y sus ojos tienen forma de lágrimas. Sostiene en sus brazos a su hijo ya muerto. Los ojos del niño carecen de pupilas, ya que está muerto. El conjunto iconográfico pudiera ser una representación esquemática de la "Pietà", de Miguel Ángel en que la Virgen María está sosteniendo en sus brazos a su hijo muerto.

Guerrero muerto
En realidad, sólo aparecen los restos de la cabeza, brazo completo o antebrazo derecho y antebrazo izquierdo. Un brazo tiene la mano extendida. El otro brazo sostiene una espada rota. Siendo la espada símbolo de la agresividad, la espada rota representa la destrucción de dicho factor.

Flor
Junto a la espada rota aparece una flor, que puede interpretarse como un rayo de esperanza dentro de ese panorama descorazonador. Frente a la desolación de la destrucción siempre renace y florece la vida.

Bombilla
Es una de las imágenes que más intriga despierta, imagen ubicada en el centro del cuadro. Se puede relacionar el símbolo bombilla con bomba, o de la luz que explota y todo lo cubre. Se ha dicho que ésta simboliza el avance científico y electrónico que se convierte en una forma de avance social pero al mismo tiempo en una forma de destrucción masiva en las guerras modernas. El bombardeo de Guernica pudo ser una prueba de esta tecnología.

Caballo
Ocupa el centro de la composición. Su cuerpo está hacia la derecha, pero su cabeza, igual que la del toro, se vuelve hacia la izquierda. Adelanta una de las patas delanteras para mantenerse en equilibrio, pues parece a punto de caerse. En su costado se abre una herida vertical y está, además, atravesado por una lanza. Tiene la cabeza levantada y la boca abierta, de donde sobresale la lengua, terminada en punta. Su cabeza y su cuello son grises, el pecho y una de sus patas de color blanco, y el resto de su cuerpo está recubierto por pequeños trazos.

Mujer arrodillada

Otra versión es que la mujer está herida y se acerca a la yegua para descansar de sus heridas. La pierna de la mujer que camina hacia el centro está visiblemente dislocada y cortada, con una hemorragia que trata de frenar inútilmente con su mano derecha, por lo que lleva la pierna arrastrada y ya medio muerta. Tal descripción es reforzada por la coloración blanquecina del pie que arrastra en comparación al otro que conserva un color más fuerte, y también comparándolo con los desmembrados miembros del soldado, que yacen con la misma coloración, significando probablemente la pérdida de sangre. La hemorragia de alguna manera se puede deducir en un sombreado oscuro que parece justo en la articulación dislocada de la pierna de la mujer.
Mujer del quinqué

Ilumina la estancia con una vela y avanza con la mirada perdida, como en un estado de shock. Esta mujer se interpreta como una alegoría fantasmagórica de la República. Tiene su otra mano aprisionándose el pecho justo entre sus dos senos, que salen a relucir a través de la ventana.

Hombre implorando.
Un hombre mirando al cielo como rogando a los aviones que dejen de bombardear, está inspirado en el cuadro de Goya El tres de mayo de 1808 en Madrid. Es la forma artística de decir «basta de guerras».
Lluís Busom i Femenia


Gracias Museo de la Paz Gernika por haber retwitteado mi escrito de 
GERNIKA Picasso | Simbolismos


MÁS INFORMACIÓN SOBRE GERNIKA (Guernica)
El árbol de las libertades vascas.
Hechos históricos.
Una sociedad elitista ubicada en el barrio residencial de Neguri.


DOCUMENTACIÓN:


GOOGLE
 ha ordenado y clasificado todas las entradas de mi blog. 
Primero por fechas y después por títulos.
Para verlas hay que poner:
site:luisbusom.blogspot.com
Para verlas sólo hay que clicar el link de más abajo,
una vez abierta la página a la izquierda tiene varias opciones, entre ellas,
las imágenes que he utilizado en cada escrito.



5 comentarios:

  1. Picasso fue un artista que puso su creatividad al servicio de su compromiso político y social.Su obra es interesante en todas sus formas; y quizá sea debido a mis pobres conocimientos en arte, pero he de admitir que si veo el "Guernica" sin saber la historia del bombardeo al pueblo, no lo entendería. Gracias por todo lo que me has aportado...Creo que el cuadro ha ganado con los años, igual que los vinos. La fuerza de su mensaje sigue latente. Cuanto más explicaciones se dan, más impenetrable resulta y más notable se hace su advertencia de "nunca más".
    Excelente entrada.
    Un saludo LLuis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, Marybel, todos tenemos apreciaciones que están fundamentadas por las cosas que vivimos y cómo las conocimos. Mi conocimiento del hecho que recuerda el cuadro Gernika fue de primera mano e impactante. Yo residí durante año y medio en Guernica y allí, mis compañeros y amigos, algunos sobrevivientes del bombardeo, me describieron cómo lo vivieron. Ese hecho me hizo ver —creo que al igual que tú—, el cuadro de Picasso más como un grito a la humanidad, de indignación y de libertad, que como una obra pictórica. En aquellos tiempos —en plena dictadura— los que teníamos la litografía del Gernika en casa, mostraba más un posicionamiento intelectual y político que por el hecho de tener una obra de arte. Gracias por tus amables palabras Marybel, saludos.

      Eliminar
  2. impresionante interpretación. muy interesante gracias

    ResponderEliminar
  3. Hola Luis, te agradezco enormemente esta interpretación del Guernica. Lo he visto varias veces, siempre sorprendente por su tamaño. Ahora la próxima vez que lo vea podré apreciarlo mejor gracias a lo que he aprendido de tu entrada!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco muchísimo tu comentario Ángela Fernández, un saludo afectuoso.

      Eliminar